Los insectópteros: La otra metamorfosis

insectoses4

Las extraordinarias capacidades de los insectos: volar, tamaño y pasar inadvertidos, están siendo utilizadas para enfrentar al enemigo. La Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos, CIA, desarrolló un “insecto espía” a mediados de la década de 1970.

Ángel Arias Q.

Este equipo creado por la Oficina de Investigación y Desarrollo de la agencia, al que denominaron “insectóptero”, contaba con un pequeño motor de gasolina para volar, pero lo afectaban los vientos cruzados. A pesar de las limitaciones, la Agencia de Proyectos Avanzados de Investigación de Defensa, DARPA, continuó trabajando con nuevas tecnologías.

El proyecto se llama Sistemas Micro-electromecánicos de Insectos Híbridos, HIMEMS, y su objetivo es que los nervios de los insectos crezcan en el interior de un chip para así poder controlar sus movimientos a distancia.

Por eso, este año se creó la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada para el Espionaje, IAPA, con el objetivo de nutrir de “tecnología revolucionaria”. Entre los proyectos, en los que la IAPA trabaja, hay tecnologías de camuflaje para que un objeto no sea detectado por un radar. Y para el desarrollo de fuentes de energía, está la nanotecnología y ordenadores cuánticos que pueden acelerar el descifrado de códigos.

La IAPA fue fundada por el Departamento de Defensa en 1957 como respuesta al lanzamiento por parte de la URSS del Sputnik y a quien, desde entonces, se deben avances que después han sido utilizados en el ámbito civil, como los sistemas de localización por satélite, GPS y, sobre todo, Internet.

Los modelos voladores

El Departamento de Defensa comenzó a desarrollar estos equipos robóticos voladores durante la Segunda Guerra Mundial. En la actualidad el espionaje militar cuenta con cerca de 100 diferentes modelos de estos objetos y, sus posibilidades incluyen la transmisión de información, la observación del campo enemigo, ser utilizado en la dirección de la cohetería y la artillería, además de sobrevolar las ruinas de edificios destruidos en busca de supervivientes.

Algunas instituciones científicas de alto nivel, que forman parte del Complejo Militar Industrial, están realizando investigaciones en función de la creación de equipos con esas características. El Instituto Tecnológico de California, CIT, ha logrado construir un “micromurciélago” que no es mayor que la palma de la mano y puede ser dirigido durante el vuelo.

La Universidad de Vanderbilt ha construido un equipo similar. La Universidad de Harvard construyó una mosca robot con equipo de comunicación y alas sintéticas que pueden llegar a alcanzar 120 batimientos por segundo y tiene un peso de 62 miligramos, su dimensión es similar a la de una mosca normal.

La fabricación y diseño de este tipo de tecnologías se ha generalizado tanto que en el 2007 se celebró en Suiza un Simposio Internacional de Insectos Voladores y Robóticos en el que una firma japonesa presentó moscas cuya actividad ya estaba controlada por radio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s