UNA GUERRA PERDIDA

shark-global-warming3

La guerra está perdida contra el calentamiento global y por más batallas que se libren sólo resta pensar en disminuir las consecuencias, mientras que la contraparte sostiene que aún las muestras no son evidentes.

 

Christian Cortés Oggero 

 

 

 

La tierra está transformándose y las causas apuntan dos flancos principalmente, pero ambas están relacionadas con el aumento de temperatura en el planeta. Las consecuencias son y serán cada vez más drásticas a medida que se consoliden las diferentes posturas, una plantea que es un ciclo causado por el sol y la otra un calentamiento del globo provocado por el desarrollo de la sociedad mundial.

 

Con los años la teoría del calentamiento global todavía no es respaldada por todos, pero ha adquirido fuerza. Para quienes mantienen esta posición es tarde y los efectos se desencadenarían así se detuviera la actividad en forma absoluta, lo cual es inconcebible.

 

No obstante y sin perjuicio de similares consecuencias, otro grupo de científicos cree que es una etapa, pero que se desarrollará con efectos similares.

 

La mayor organización mundial ya está trabajando en el tema, la ONU ha organizado el Panel Internacional sobre el Cambio Climático (IPCC en inglés) y es allí donde se debaten las controvertidas propuestas, además se intenta también esclarecer si es el ser humano el responsable de la actual condición.

 

Lo cierto es que la amenaza ha iniciado sus advertencias o más bien inició la transformación a la que algunas especies ya se están acomodando. Para quienes adhieren a la causa de un calentamiento global los estudios no cesan y las consecuencias escapan a las reacciones que deben considerarse.

 

En Chile se pueden apreciar algunos efectos y uno de los más recientes afecta a las ciudades, el aumento de la temperatura en conjunto con la cantidad de emisión de CO2 ha provocado el ambiente ideal para la polinización de las plantas. Ésta situación afectó con reacciones alérgicas a quienes antes no sufrían esas molestias y agravó el estado de los que presentan sistemas respiratorios delicados.

 

Mientras se buscan las responsabilidades y se estiman los costos humanos puede ser muy tarde hasta que las autoridades se decidan por una resolución adecuada, de lo contrario tendrá que suceder algo más evidente para convencerlos. El aumento de la temperatura, de las emisiones de CO2, el derretimiento de los polos y glaciares, las catástrofes climáticas, las enfermedades tropicales y la falta de agua no intimida a los líderes y puede ser porque la cuenta regresiva marca 100 años para consecuencias más adversas, eso es mucho tiempo.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.